X
We have updated our Privacy Notice and Policies to provide more information about how we use and share data and information about you. This updated notice and policy is effective immediately.

YMCA de Meriden añade recursos bilingües para cuidar niños de familias hispanohablantes



MERIDEN– La YMCA de Meriden ha incorporado recursos bilingües y programas para cuidar los niños de familias de habla hispana en respuesta al cambio demográfico en la población latina de Meriden. 

Según el censo de EE. UU. de 2022, el 36 por ciento de la población de Meriden se identifica como hispana o latina y el 59 por ciento de la población estudiantil se identifica como latina.

De los 60,242 residentes en Meriden, el 5.6 por ciento son menores de 5 años.

Recientemente, la YMCA comenzó a desarrollar materiales bilingües para inscribir a los niños con la ayuda de Raquel Díaz, directora de cuidado infantil del Centro de Aprendizaje Temprano de la YMCA de Meriden y el Hanover Little Hounds Preschool.

Díaz recibió muchas consultas sobre sus programas desde que los recursos se tradujeron al español. 

"Tradujimos la solicitud en el manual al español para que sea más fácil", dijo Díaz. "Al ver la solicitud, las familias se sienten más cómodas llamando y haciendo preguntas".

La YMCA de Meriden cuenta con ocho ubicaciones diferentes para el cuidado infantil. Cada una cuenta con dos maestros bilingües presentes. Esto incluye su sección de bebés, niños pequeños y preescolares.

"El proceso de traducción de los materiales comenzó el año pasado", dijo Díaz. "Estábamos recibiendo muchas familias que venían de Guatemala y Ecuador, y queríamos ser más accesibles y acogedores para ellos".

¿Cuánto cuesta?

La YMCA ha brindado apoyo a las familias que se han mudado recientemente de su país de origen y tienen dificultades para encontrar empleo. La mayoría de los programas que ofrece la YMCA funcionan con una escala de costos, que se ajusta a las necesidades e ingresos de las familias.

"Tenemos subvenciones, así que para los padres que pueden no tener ingresos, aún llevamos a sus hijos y les cobramos una tarifa de cero dólares", explicó Díaz. "Esto les brinda la oportunidad de buscar trabajo mientras sus hijos aprenden e interactúan con otros niños".

Esta es una forma en que la YMCA construye confianza y comunicación con las familias latinas.

¿Cómo funciona el programa bilingüe?

Díaz siempre explica a las familias la importancia del desarrollo de la primera infancia y cómo los programas de preparación escolar benefician a los niños. 

"Un niño puede quedarse atrás y tener que trabajar el doble para mantenerse al día con los demás niños una vez que comienzan el jardín de infantes", dijo.

¿Qué se enseña?

Jennifer Rodríguez es maestra principal de uno de los salones de preescolar del Centro de Aprendizaje Temprano de la YMCA en el 12 Johnson Ave. El preescolar está abierto de 7:45 a.m. a 5:30 p.m. y compartió su proceso de enseñanza.

"Durante el día tienen la oportunidad de experimentar múltiples actividades", dijo. "Los niños aprenden a escribir, leer y jugar con diferentes materiales para interactuar entre ellos".

Mientras los niños aprenden sobre números, animales y colores, Rodríguez dijo que es importante alternar entre el español y el inglés. 

"Recientemente estábamos leyendo historias en español", dijo Rodríguez. "También es un beneficio para los estudiantes que están aprendiendo español".

¿Cómo están respondiendo los padres?

Jhoayra Hernández, de Meriden, encontró que el programa bilingüe fue útil no sólo para su hija, sino también para ella. Matriculó a su hija de 3 años, Emma Méndez Hernández, en el programa hace aproximadamente un año. Fue un proceso fácil gracias a los recursos y la ayuda de los directores y maestros.

Cuando buscaba preescolar para su hija, Hernández estaba buscando programas bilingües. Como Hernández creció en Cotuí, República Dominicana, su primer idioma fue el español. Comenzó a aprender inglés al llegar a los Estados Unidos en 2013.

"Al principio, estaba un poco preocupada al buscar un preescolar para Emma porque no sabía inglés. Solo hablamos español en casa", dijo. "No hablo inglés con fluidez y estaba nerviosa de que Emma no pudiera adaptarse y comunicarse con los otros estudiantes y maestros".

Ahora, Méndez es bilingüe, alternando entre ambos idiomas dependiendo de con quién esté hablando. 

"Ha aprendido mucho inglés aquí", dijo Hernández. "Todavía hablamos solo español en casa para que pueda mantener ambos idiomas".

Según Díaz, no ha sido difícil cambiar entre idiomas con los estudiantes. 

"Aunque los niños pueden hablar diferentes idiomas, no causa barreras", dijo. "Cuando se trata de aprender un segundo idioma a una edad temprana, lo absorben y lo retienen mejor".

Zaireliz Gaston, residente de Meriden y trabajadora en el Centro de Aprendizaje Temprano, también matriculó a su hija Hazeliz Gaston en el programa cuando tenía 6 meses.

"Eso también fue cuando comencé a trabajar aquí", dijo. "Vi que era un gran programa y que mi hija podría aprender ambos idiomas. Hablo español en casa con ella porque hablará inglés en todas partes".

celescano@record-journal.com

Traducción por Lau Guzmán, Record-Journal



Advertisement

More From This Section