Completed tembleque with extra cinnamon, among several holiday recipes. |Francesca Fontanez, special to the Record-Journal

Holiday recipes from Puerto Rico

Holiday recipes from Puerto Rico

Holiday recipes from Puerto Rico

The weather is cooling down and internet arguments are taking place over which holiday we should be celebrating next. While the national calendar points to Thanksgiving, countless Americans are stringing up lights and breaking out the holiday sweaters! Regardless of which major occasion is on your mind, one thing that's certain is that there is much to celebrate this winter!

While my family tends to lean towards the “Thanksgiving comes first” mentality, we decided to dust off the baking tins and whip up some old Christmastime classics. Staying true to tradition, we decided to create savory piononos as an appetizer, hearty sancocho over rice as our entree, and classic tembleque for dessert.  

Walking through C-Town to pick up our ingredients, I asked my father the origin of traditional Puerto-Rican holiday meals. He chuckled and said it essentially boiled down to necessity, at least in his family. He recounted days of his mother telling him and his siblings to go out in their mountainous yard in Caguas to dig up some roots to thicken up her stews — of his aunt loading up the piononos with extra meat to keep everyone full throughout the winter night.

One of his more gruesome Christmastime memories included when he couldn’t find his pet goat and asked his parents if they had seen her. His father told him to look in his bowl of sancocho, and he cried the salty tears of a poor child eating whatever his family could scrounge up around the holidays. When we passed the cubed goat in the meat aisle, I could see the light in his eyes fade for just a moment. What once were intentionally nourishing meals to feed hungry children became decadent delicacies for the holidays.

These are the recipes my father brought with him when he moved to Connecticut so many years ago. Today, cooking with my father is one of my favorite bonding activities. Anytime we can bond over our culture in a culinary way, we do so with pleasure—Here are some family recipes you might want to bring into your home this holiday season!

For a creative yet simple appetizer, try piononos! In different cultures, this word can refer to a sweet pastry but to Puerto-Ricans, this is a savory start to any holiday meal. For this dish, start with just your ground beef over medium heat. As it browns, mix in a generous amount of various spices for flavor. We stuck with a simple Adobo and Sazón combination, some oregano and a dash of cumin. Add in any vegetables you’d like to feature in the dish, such as onions, peppers, or garlic. As this cooks, you'll want to be slicing plantains into thin strips that you will eventually be curving into the cups that will hold your beef mixture.

While many people then fry the plantains in any cooking oil, we gently baked our plantain strips at 400 degrees for about 7 minutes to give it a stronger hold for the cupping portion. Here, many people create the cups in a muffin tin, though back on the island, they just used toothpicks and a simple baking sheet which has always worked fine for us. Regardless of what you use, you’ll then wrap plantain slices around to create the cups that will hold for your beef mix, and fill them to the top one the meat is properly brown. To finish your dish, bake the piononos for about 5 minutes at 400 degrees to solidify the creation and serve warm! 

Sancocho is another holiday staple that can be made a few different ways! Thought of as the “stone soup” of the island, we’d recommend starting this dish by heating olive oil in a large stew pot over medium heat. Add in your seasonings which will include garlic, cilantro, oregano, salt, and pepper. Next, add stew beef (or goat) to the mix and stir until the meat is browned on all sides. Now, with the intention of making this into more of a stew, you’ll want to add enough water to the meat mixture to fill the pot to be a little more than half-way full.

Leave room to add tomato sauce, beef bouillon, and all the vegetables and roots that make this meal so filling. Mix in carrots, chayote squash, plantain, potatoes, pumpkin, and anything else you have lying around (kidding, but not) cooking and stirring after each addition. Cook until all the vegetables are tender and stew has formed a rich broth, and check the broth for flavor after you’ve mixed everything in. In a separate pot, simply boil water and add white rice for the starch aspect of this dish. Serve the sancocho hot over rice. 

For dessert that’s simple and delicious, try tembleque. Stir two cans of coconut milk, three quarters of sugar, and a dash of salt together in a saucepan. Spoon a few tablespoons of the coconut milk mixture into a measuring cup and add half a cup of cornstarch. Once it’s pliable,  add the cornstarch mixture into the saucepan. Over low heat, bring the mixture to a steady boil while constantly stirring. Cook until smooth and thick, and try to not exceed five minute. Once smooth, pour the mixture into two molds (or bowls if you’re in a pinch) and cover each with plastic wrap.

Refrigerate until cold and firm. To finish off your tembleque, remove the plastic wrap and run a thin knife around the edges of the mold. Gently move the dessert onto a plate and sprinkle the tops with cinnamon for garnish and flavor.

If you decide to try your hands at these recipes, I hope you have as much fun as we did making the magic come together. Whichever special occasion has your heart, make sure you approach it with an open mind and maybe even a new recipe! 

Francesca Fontánez is a Meriden-based journalist, educator, and creative. A graduate of both the University of New Haven and the University of Bridgeport, she is happy to be back in Meriden writing about the city she loves. When she's not helping out in the English department at Maloney High School, she's either exploring the Eastern seaboard for her lifestyle blog (@ eastsidevibes on Instagram) or working on music for her band, Cessa and The Zach. Email Francesca at eastsidevibeswithcess@gmail.com with tips on what you want to read about next, or just to say hi!

El clima se está enfriando y hay discusiones en Internet sobre qué festividad deberíamos celebrar a continuación. Si bien el calendario nacional apunta al Día de Acción de Gracias, ¡innumerables estadounidenses están encendiendo luces y sacando los suéteres navideños! Independientemente de la celebración importante que tengas en mente, una cosa es segura: ¡hay mucho que celebrar este invierno! Si bien mi familia tiende a inclinarse hacia la mentalidad de "El Día de Acción de Gracias es lo primero", decidimos desempolvar los moldes para hornear y preparar algunos viejos clásicos navideños. Manteniéndonos fieles a la tradición, decidimos crear piononos salados como aperitivo, sancocho sobre arroz como plato principal y tembleque clásico como postre.

Caminando por C-Town para recoger nuestros ingredientes, le pregunté a mi padre el origen de las comidas tradicionales de las fiestas Puertorriqueñas. Se rió entre dientes y dijo que esencialmente se reducía a la necesidad, al menos en su familia. Relató los días en que su madre les dijo a él y a sus hermanos que salieran a su jardín montañoso en Caguas a desenterrar algunas raíces para espesar sus guisos, de su tía cargando los piononos con carne extra para mantener a todos satisfechos durante la noche de invierno. Uno de sus recuerdos navideños más espantosos fue cuando no pudo encontrar a su cabra mascota y les preguntó a sus padres si la habían visto. Su padre le dijo que mirara en su plato de sancocho, y lloró las lágrimas saladas de un niño pobre que comía todo lo que su familia podía comerse durante las vacaciones. Cuando pasamos junto a la cabra en cubos en el pasillo de la carne, pude ver que la luz de sus ojos se desvanecía por un momento. Lo que alguna vez fueron comidas intencionalmente nutritivas para alimentar a los niños hambrientos se convirtieron en delicias decadentes para las fiestas. Estas son las recetas que mi padre trajo cuando se mudó a Connecticut hace tantos años. Hoy, cocinar con mi padre es una de mis actividades favoritas de vinculación. Siempre que podemos unirnos con nuestra cultura de una manera culinaria, lo hacemos con mucho gusto. Aquí hay algunas recetas familiares que tal vez desee llevar a su hogar en esta temporada navideña.

Para un aperitivo creativo pero simple, ¡pruebe los piononos! En diferentes culturas, esta palabra puede referirse a un pastel dulce, pero para los puertorriqueños, este es un comienzo sabroso para cualquier comida festiva. Para este plato, comience solo con la carne molida a fuego medio. A medida que se dore, mezcle una cantidad generosa de diversas especias para darle sabor. Nosotros utilizamos una combinación simple de Adobo y sazón, un poco de orégano y una pizca de comino. Agregue las verduras que le gustaría incluir en el plato, como cebollas, pimientos o ajo. Mientras esto se cocina, querrá cortar los plátanos en tiras finas que eventualmente curvará en las tazas que contendrán la mezcla de carne. A pesar de que muchas personas luego fríen los plátanos en cualquier aceite de cocina, nosotros horneamos suavemente nuestras tiras de plátano a 400 grados durante aproximadamente 7 minutos para darle una sujeción más fuerte a la porción de catación. Aquí, muchas personas crean las tazas en un molde para muffins, aunque en la isla, solo usaban palillos de dientes y una simple bandeja para hornear que siempre nos ha funcionado bien. Independientemente de lo que use, luego envolverá las rodajas de plátano para crear las tazas que se sostendrán para su mezcla de carne, y las llenará hasta la parte superior para que la carne esté bien dorada. Para terminar su plato, hornee los piononos durante unos 5 minutos a 400 grados para solidificar la creación y ¡sirva caliente!

¡El sancocho es otro alimento básico de las fiestas que se puede preparar de diferentes maneras! Considerada como la "sopa de piedra" de la isla, recomendamos comenzar este plato calentando aceite de oliva en una olla grande a fuego medio. Agregue sus condimentos que incluirán ajo, cilantro, orégano, sal y pimienta. Luego, agregue estofado de carne de res (o de cabra) a la mezcla y revuelva hasta que la carne esté dorada por todos lados. Ahora, con la intención de convertir esto en un guiso más, querrá agregar suficiente agua a la mezcla de carne para llenar la olla hasta que esté un poco más de la mitad. Deje espacio para agregar salsa de tomate, caldo de res y todas las verduras y raíces que hacen que esta comida sea tan abundante. Mezcle zanahorias, chayote, plátano, papas, calabaza y cualquier otra cosa que tenga por ahí (es broma, pero no) cocinando y revolviendo después de cada adición. Cocine hasta que todas las verduras estén tiernas y el guiso haya formado un caldo rico, y verifique el sabor del caldo después de haber mezclado todo. En una olla separada, simplemente hierva agua y agregue arroz blanco para darle el aspecto de almidón a este plato. Sirve el sancocho caliente sobre arroz.

Para un postre simple y delicioso, pruebe el tembleque. Mezcle dos latas de leche de coco, tres cuartos de azúcar y una pizca de sal en una cacerola. Vierta unas cucharadas de la mezcla de leche de coco en una taza medidora y agregue media taza de maicena. Una vez que esté flexible, agregue la mezcla de maicena en la cacerola. A fuego lento, lleve la mezcla a ebullición constante mientras revuelve constantemente. Cocine hasta que esté suave y espeso, y trate de no exceder los cinco minutos. Una vez que esté suave, vierta la mezcla en dos moldes (o tazones si está en un apuro) y cubra cada uno con una envoltura de plástico. Refrigere hasta que esté frío y firme. Para terminar su tembleque, retire la envoltura de plástico y pase un cuchillo delgado por los bordes del molde. Mueva suavemente el postre a un plato y espolvoree la parte superior con canela para decorar y darle sabor.

Si decides probar estas recetas, espero que te diviertas tanto como nosotros al hacer que la magia se una. Cualquiera que sea la ocasión especial que tenga su corazón, asegúrese de abordarla con la mente abierta y tal vez incluso con una nueva receta.


El clima se está enfriando y hay discusiones en Internet sobre qué festividad deberíamos celebrar a continuación. Si bien el calendario nacional apunta al Día de Acción de Gracias, ¡innumerables estadounidenses están encendiendo luces y sacando los suéteres navideños! Independientemente de la celebración importante que tengas en mente, una cosa es segura: ¡hay mucho que celebrar este invierno! Si bien mi familia tiende a inclinarse hacia la mentalidad de "El Día de Acción de Gracias es lo primero", decidimos desempolvar los moldes para hornear y preparar algunos viejos clásicos navideños. Manteniéndonos fieles a la tradición, decidimos crear piononos salados como aperitivo, sancocho sobre arroz como plato principal y tembleque clásico como postre.

Caminando por C-Town para recoger nuestros ingredientes, le pregunté a mi padre el origen de las comidas tradicionales de las fiestas Puertorriqueñas. Se rió entre dientes y dijo que esencialmente se reducía a la necesidad, al menos en su familia. Relató los días en que su madre les dijo a él y a sus hermanos que salieran a su jardín montañoso en Caguas a desenterrar algunas raíces para espesar sus guisos, de su tía cargando los piononos con carne extra para mantener a todos satisfechos durante la noche de invierno. Uno de sus recuerdos navideños más espantosos fue cuando no pudo encontrar a su cabra mascota y les preguntó a sus padres si la habían visto. Su padre le dijo que mirara en su plato de sancocho, y lloró las lágrimas saladas de un niño pobre que comía todo lo que su familia podía comerse durante las vacaciones. Cuando pasamos junto a la cabra en cubos en el pasillo de la carne, pude ver que la luz de sus ojos se desvanecía por un momento. Lo que alguna vez fueron comidas intencionalmente nutritivas para alimentar a los niños hambrientos se convirtieron en delicias decadentes para las fiestas. Estas son las recetas que mi padre trajo cuando se mudó a Connecticut hace tantos años. Hoy, cocinar con mi padre es una de mis actividades favoritas de vinculación. Siempre que podemos unirnos con nuestra cultura de una manera culinaria, lo hacemos con mucho gusto. Aquí hay algunas recetas familiares que tal vez desee llevar a su hogar en esta temporada navideña.

Para un aperitivo creativo pero simple, ¡pruebe los piononos! En diferentes culturas, esta palabra puede referirse a un pastel dulce, pero para los puertorriqueños, este es un comienzo sabroso para cualquier comida festiva. Para este plato, comience solo con la carne molida a fuego medio. A medida que se dore, mezcle una cantidad generosa de diversas especias para darle sabor. Nosotros utilizamos una combinación simple de Adobo y sazón, un poco de orégano y una pizca de comino. Agregue las verduras que le gustaría incluir en el plato, como cebollas, pimientos o ajo. Mientras esto se cocina, querrá cortar los plátanos en tiras finas que eventualmente curvará en las tazas que contendrán la mezcla de carne. A pesar de que muchas personas luego fríen los plátanos en cualquier aceite de cocina, nosotros horneamos suavemente nuestras tiras de plátano a 400 grados durante aproximadamente 7 minutos para darle una sujeción más fuerte a la porción de catación. Aquí, muchas personas crean las tazas en un molde para muffins, aunque en la isla, solo usaban palillos de dientes y una simple bandeja para hornear que siempre nos ha funcionado bien. Independientemente de lo que use, luego envolverá las rodajas de plátano para crear las tazas que se sostendrán para su mezcla de carne, y las llenará hasta la parte superior para que la carne esté bien dorada. Para terminar su plato, hornee los piononos durante unos 5 minutos a 400 grados para solidificar la creación y ¡sirva caliente!

¡El sancocho es otro alimento básico de las fiestas que se puede preparar de diferentes maneras! Considerada como la "sopa de piedra" de la isla, recomendamos comenzar este plato calentando aceite de oliva en una olla grande a fuego medio. Agregue sus condimentos que incluirán ajo, cilantro, orégano, sal y pimienta. Luego, agregue estofado de carne de res (o de cabra) a la mezcla y revuelva hasta que la carne esté dorada por todos lados. Ahora, con la intención de convertir esto en un guiso más, querrá agregar suficiente agua a la mezcla de carne para llenar la olla hasta que esté un poco más de la mitad. Deje espacio para agregar salsa de tomate, caldo de res y todas las verduras y raíces que hacen que esta comida sea tan abundante. Mezcle zanahorias, chayote, plátano, papas, calabaza y cualquier otra cosa que tenga por ahí (es broma, pero no) cocinando y revolviendo después de cada adición. Cocine hasta que todas las verduras estén tiernas y el guiso haya formado un caldo rico, y verifique el sabor del caldo después de haber mezclado todo. En una olla separada, simplemente hierva agua y agregue arroz blanco para darle el aspecto de almidón a este plato. Sirve el sancocho caliente sobre arroz.

Para un postre simple y delicioso, pruebe el tembleque. Mezcle dos latas de leche de coco, tres cuartos de azúcar y una pizca de sal en una cacerola. Vierta unas cucharadas de la mezcla de leche de coco en una taza medidora y agregue media taza de maicena. Una vez que esté flexible, agregue la mezcla de maicena en la cacerola. A fuego lento, lleve la mezcla a ebullición constante mientras revuelve constantemente. Cocine hasta que esté suave y espeso, y trate de no exceder los cinco minutos. Una vez que esté suave, vierta la mezcla en dos moldes (o tazones si está en un apuro) y cubra cada uno con una envoltura de plástico. Refrigere hasta que esté frío y firme. Para terminar su tembleque, retire la envoltura de plástico y pase un cuchillo delgado por los bordes del molde. Mueva suavemente el postre a un plato y espolvoree la parte superior con canela para decorar y darle sabor.

Si decides probar estas recetas, espero que te diviertas tanto como nosotros al hacer que la magia se una. Cualquiera que sea la ocasión especial que tenga su corazón, asegúrese de abordarla con la mente abierta y tal vez incluso con una nueva receta.


More From This Section