Helping Meriden freshman transition into high school

Ayudando a los estudiantes en su transición al primer año de la escuela secundaria

para español haga clic aquí


reporter photo

MERIDEN — When Angelique Flores and Joshua Hernandez were in middle school last school year, they were nervous about starting high school. Their participation in summer programs and their own strategies for success have helped them have a better time than they expected during the first two weeks of high school.

Starting high school is one of the biggest transitions for teens. Lysette Torres, director of equity and instruction for Meriden Public Schools, said Latino students transitioning with a language barrier can find things even more difficult, which is why the high schools offer a bilingual program and English as a second language classes. Latino students who do not have a language barrier are also supported, Torres added. Part of that is helping students feel they are part of the larger school community.

Latinos make up the largest ethnic group in the Meriden Public School system with nearly 60 percent of students identifying at Latino. That’s why Hispanic Heritage Month and other cultural celebrations are taken into consideration at the high schools, she said.

Torres said it is important for ninth graders to get involved and to take advantage of the opportunities offered at their school.

While academics are important, clubs, sports and other extracurricular activities are also key because colleges look for students who are “well rounded,” Torres said. They also help students feel connected to school and build relationships early on in their high school careers. 

Peter Civitello, supervisor of data integration and post secondary planning for the school district, noted that students can earn a one-time half-credit for being active in athletics, theater and music during freshman year.

He said to make the transition smoother, “family engagement” is also emphasized.   

Starting with an orientation, school staff informs students and families of changes students will experience going into high school.

Flores, who attended Lincoln Middle School,  was “really nervous” about starting high school.

“I expected the work to be extremely hard and it is, but I’m figuring it out,” she said.

Now a student at Maloney High School, Flores was involved in two summer programs which made the transition easier because it helped with things like the layout of the school, she said. Flores recommends summer programs, including Summer Bridge, to students entering high school.

She is looking forward to being involved in drama club and to graduating high school with some college credits. She is exploring criminal psychology as a possible college major.

Meriden Public Schools started on Sept. 1, but transition support for all ninth graders began prior to the start of the school year. Some students attended the Summer Bridge Program, which is a two-week introduction for students going into ninth grade.

The program includes community service and enrichment opportunities and allows participants to earn half a credit. It was open to 100 students per school on a first come, first served basis.

Once school starts, support continues. Civitello said the high schools have more counselors assigned to freshman than other grade. Students are monitored in academics, behavior and attendance.

“That allows us to identify any students who are struggling in that time so we can immediately address that concern by putting an action plan in place that will help them stay on track their freshmen year,” Civitello said.

Hernandez, also a freshman at Maloney, said he had mixed feelings about starting high school. He felt nervous but was also excited because some of his friends were also going to Maloney.

Hernandez said his favorite part of summer programs was outdoor activities. Part of his plan for success is asking teachers for help when needed. He also joined the football team.

ksantos@record-journal.com203-317-2364Twitter: @KarlaSantosNews


Por Karla Santos

Personal del Record-Journal

MERIDEN -  Cuando Angelique Flores y Joshua Hernandez estaban en la escuela intermedia el año pasado, estaban nerviosos acerca del comienzo de la escuela secundaria. Su participación en programas de verano y sus propias estrategias para ser exitosos les han ayudado a que sus primeras dos semanas de escuela secundaria sean mejor de lo esperado.

El comienzo de la escuela secundaria es una de las transiciones más grandes para los adolescentes. Lysette Torres, la directora de equidad e instrucción para las Escuelas Públicas de Meriden, dijo que para los estudiantes Latinos que están haciendo esta transición y tienen barreras de lenguaje, las cosas son aún más difíciles, y por esta razón las escuelas preparatorias ofrecen un programa bilingüe y clases de Inglés como segundo idioma. Los estudiantes Latinos que no tienen barreras de lenguaje también reciben apoyo, añadió Torres. Parte de esto es ayudar a los estudiantes a sentir que son parte de una comunidad escolar más grande.

Los Latinos son el grupo etnico más numeroso en el sistema de Escuelas Públicas de Meriden, con casi 60 por ciento de los estudiantes identificándose como Latinos. Por esa razón el Mes de Herencia Hispana y otras celebraciones culturales se toman en consideración en las escuelas secundarias, ella dijo.

Torres dijo que es importante que los estudiantes de noveno grado se involucren y tomen ventaja de las oportunidades que se ofrecen en la escuela.

Aunque las actividades académicas son importantes, los clubs, deportes y otras actividades extracurriculares también son clave porque las universidades buscan estudiantes que sean “completos,” dijo Torres. También ayudan a que los estudiantes se sientan más conectados a la escuela y a que establezcan conexiones temprano en su carrera en la escuela secundaria.

Peter Civitello, supervisor de integración de datos y planificación para después de la secundaria para el distrito escolar, mencionó que los estudiantes pueden obtener medio crédito una vez, por participar en deportes, teatro y música durante su primer año.

El dijo que para que la transición sea más fácil, se enfatiza la “participación familiar''.

Comenzando con la orientación, el personal de la escuela les informa a los estudiantes y sus familiares acerca de los cambios por los cuales pasarán cuando empiecen la escuela secundaria.

Flores, quien asistió a Lincoln Middle School, estaba “bien nerviosa” acerca de empezar la escuela secundaria.

“Yo esperaba que el trabajo fuera bien difícil, y lo es, pero lo estoy entendiendo,” ella dijo.

Flores, quien ahora estudia en Maloney High School, participó en dos programas de verano, los cuales hicieron la transición más fácil porque le ayudaron con varias cosas, tal como el plano de la escuela, ella dijo. Flores recomienda los programas de verano, incluyendo Summer Bridge, para los estudiantes que empiezan la escuela secundaria el próximo año .

Ella está ansiosa por participar en el club de drama y por graduarse de la escuela secundaria con algunos créditos universitarios. Está considerando psicología criminal como una posible concentración en la universidad.

Las Escuelas Públicas de Meriden comenzaron el 1ero de septiembre, pero el apoyo para la transición de los estudiantes de noveno grado comenzó antes del comienzo del año escolar. Algunos estudiantes participaron del programa Summer Bridge, el cual es una introducción de dos semanas para los estudiantes que van a comenzar el noveno grado.

El programa incluye servicio comunitario y oportunidades de enriquecimiento y les permite a los participantes obtener medio crédito. El programa se le ofreció a 100 estudiantes por escuela por orden de llegada.

Una vez comienza la escuela, el apoyo continúa. Civitello dijo que las escuelas secundarias tienen más consejeros para los nuevos estudiantes que para cualquier otro grado. Se monitorean las actividades académicas, el comportamiento y la asistencia de los estudiantes. 

“Eso nos permite identificar cualquier estudiante que está teniendo dificultad en ese momento para que podamos responder a esa dificultad inmediatamente poniendo un plan de acción en su lugar que le ayude a mantener el curso durante su primer año,” dijo Civitello.

Hernandez, otro estudiante de noveno grado en Maloney, dijo que tuvo sentimientos encontrados acerca del comienzo en la escuela preparatoria. Se sentía nervioso pero también emocionado porque algunos de sus amigos también estarían en Maloney.

Hernandez dijo que su parte favorita de los programas de verano fueron las actividades al aire libre. Parte de su plan para ser exitoso es pedirle ayuda a los maestros cuando lo necesite. También se unió al equipo de fútbol Americano.

 

 


Advertisement

More From This Section

Advertisement