Colombian family sheds tears of joy after getting vaccinated in U.S.



reporter photo

MERIDEN — While COVID-19 vaccines have become easily available locally, many residents’ friends and families around the world do not have the same opportunity. 

That’s what led Liliana Oyuela and her family to come from Colombia to Connecticut to get vaccinated.

The family is friends with Maria Campos Harlow, executive director of United Way of Meriden and Wallingford. Harlow helped them arrange vaccine appointments and was a witness to their tears of joy as they received the shot.

Oyuela, a lawyer, explained that in Colombia vaccines were only available for residents 70 years or older in May.

Oyuela and her husband are 47. She said they thought they would have to wait a while before getting their COVID-19 shot.

That’s why Oyuela, her husband, and her sister decided to come to the United States to get vaccinated. Oyuela has two children ages 11 and 13, who also traveled to the United States. The 13-year-old was also able to get vaccinated.

The adults got the Johnson & Johnson vaccine at a Stop & Shop in Stratford and the 13-year-old got a Pfizer shot in New York. He had the virus in January, so their doctor said he would be OK with just the one shot, Oyuela explained.

“He was very happy,” she said about her son.

Oyuela — who admitted not being typically emotional — said she and her sister shed tears of happiness as they got their shots, feeling “blessed” and “fortunate” for the opportunity. 

They made the vaccine moment memorable by taking video and pictures. 

Oyuela said the trip to the U.S. was expensive, but they made it a priority because they really cared about getting the vaccine.

She said Colombia was not only behind in the vaccine rollout but at that point people could not choose which brand of the vaccine to get.

In addition, the country is not allowing a second shot until five weeks after the first shot, Oyuela explained.

She said some people are concerned as they don’t know if the vaccine would work as it should after having people wait that long.

She said that to get the shot without an appointment there are long lines and the process of making the appointment isn’t easy either.

“It is an incredible contrast to see how things roll out here and how they roll out in our countries,” Harlow said.

She said that despite the rush when vaccines started to be offered,  the process here was “absolutely wonderful.” 

She said at this point, whoever wanted to be vaccinated is now vaccinated because the shot is easily available.

Harlow stressed it’s “heartbreaking” to see how the vaccine rollout moves so slow in other countries.

That’s why she didn’t think twice when her friends in Colombia reached out to see if she could help them arrange vaccine appointments in Connecticut.

“For me, it wasn’t anything, I mean, you make an appointment, you go and you get the vaccine and it was no big deal,” she said. “But when they came, while they were getting the vaccine, they had tears in their eyes.”

Harlow said that was an “enormous” moment for her because it made her realize “how fortunate we are” and how difficult the situation is in other countries.

She said her friends were incredibly grateful for the opportunity.

She hopes people — particularly those who are hesitant to get the vaccine — realize how fortunate people in the United States are to have easy access to the shot.

While the vaccine administration process has been slower in some countries, others are now up to speed. In the Dominican Republic and Puerto Rico, those age 12 and older are now eligible to get the vaccine. In Peru, the vaccine is available to adults only.

ksantos@record-journal.com203-317-2364Twitter: @KarlaSantosNews



MERIDEN - Aunque las vacunas de COVID-19 se han vuelto fácilmente disponibles localmente, todavía hay muchas amistades y familiares alrededor del mundo, de residentes de Connecticut, que no tienen la misma oportunidad.

Eso fue lo que llevó a Liliana Oyuela y su familia a venir de Colombia hasta Connecticut para vacunarse.

La familia son amistades de Maria Campos Harlow, la directora ejecutiva de United Way of Meriden and Wallingford. Harlow les ayudó a conseguir citas de vacunación y fue testigo de primera mano de sus lágrimas de alegría cuando recibieron sus vacunas.

Oyuela, una abogada, nos explicó que en Colombia, en mayo, las vacunas solo estaban disponibles para las personas de 70 años o mayores.

Oyuela y su esposo tienen 47 años. Ella dice que los dos pensaban que tendrían que esperar bastante tiempo antes de poder recibir sus vacunas contra el COVID-19.

Por esa razón, Oyuela, su esposo, y su hermana, decidieron venir a los Estados Unidos a vacunarse. Oyuela tiene dos hijos de 11 y 13 años que también viajaron a los Estados Unidos. El niño de 13 años también pudo vacunarse.

Los adultos recibieron la vacuna de Johnson & Johnson en un Stop & Shop en Stratford mientras el niño de 13 años recibió la de Pfizer en Nueva York. El tuvo el virus en enero, así que los médicos dijeron que él estaría bien con solo una dosis, explicó Oyuela.

“Él estaba muy feliz,” ella dijo acerca de su hijo.

Oyuela - quien admitió no ser una persona que llora mucho - dijo que su hermana y ella lloraron lágrimas de alegría mientras recibían sus vacunas, sintiéndose “bendecidas” y “afortunadas” por la oportunidad.

Ellos hicieron que el momento fuera más memorable sacando videos y fotos.

Oyuela dijo que el viaje internacional fue costoso, pero lo hicieron posible porque les importaba mucho recibir la vacuna.

Ella dijo que Colombia no solo está atrasado en el lanzamiento de las vacunas, sino que en ese momento las personas no podían escoger cual vacuna querían recibir.

Además, en el país no se permite recibir la segunda dosis hasta 5 semanas después de la primera, nos explicó Oyuela.

Ella dijo que algunas personas están preocupadas porque no saben si las vacunas trabajan eficazmente si tienen que esperar tanto tiempo entre las dosis.

Ella dijo que hay que esperar en filas muy largas para recibir la vacuna sin cita y el proceso para programar una cita tampoco es fácil.

“Es un contraste increíble entre el lanzamiento y proceso aquí y el de nuestros países,” dijo Harlow.

Ella dijo que a pesar de la prisa cuando se empezaron a ofrecer las vacunas, el proceso aquí ha sido “absolutamente maravilloso.”

Ella dijo que en este momento, el que haya querido vacunarse, ya lo ha hecho porque las vacunas están fácilmente disponibles.

Harlow recalcó que es “doloroso” ver cuán lento va el proceso de lanzamiento de las vacunas en otros países.

Por eso, ni lo pensó dos veces cuando sus amistades de Colombia la contactaron para ver si les podía ayudar a conseguir citas para recibir las vacunas en Connecticut.

“Para mí no fue nada, programé mi cita, fui y recibí mi vacuna, y no fue gran cosa,” ella dijo. “Pero cuando ellos llegaron, al recibir sus vacunas, tenían lágrimas en sus ojos.”

Harlow dijo que para ella eso fue un momento “enorme” porque se dio cuenta de “lo afortunado que somos” y lo difícil que es esta situación en otros países.

Ella dijo que sus amistades estaban increíblemente agradecidas por esta oportunidad.

Ella espera que las personas - particularmente aquellos que todavía están indecisos en recibir la vacuna - se den cuenta de lo afortunado que somos de tener acceso fácil a las vacunas en los Estados Unidos.

Mientras el proceso de administración de las vacunas ha estado más lento en otros países, otros ahora están al día. En la República Dominicana y en Puerto Rico, las personas de 12 años en adelante ahora pueden recibir la vacuna. En Perú, la vacuna sólo está disponible para los adultos.

Traducción por Lizandra Mejías-Salinas, Comunidad Hispana de Wallingford.

Advertisement

More From This Section

Advertisement